Reglamentaciones para instalar un negocio gastronómico.

Por Arq. Roberto Buffadossi.

Reglamentaciones y Factibilidad
Arranca con la consulta al profesional, para verificar de acuerdo al Código de Planeamiento Urbano la viabilidad de la habilitación municipal.
Luego se debe verificar si el local pertenece a una propiedad horizontal (propiedad compartida, ejemplos edificios o los clásicos PH), si está habilitado por el reglamento interno de este edificio o PH para poner gastronomía.
Otro tema muy importante son las ventilaciones y extracciones. Una cocina necesita una extracción mecánica para toda la línea caliente, con su campana, conducto y generalmente motor, para un correcto funcionamiento de la extracción de olores. Si esta cocina no cumple con las ventilaciones naturales reglamentarias (al exterior) tendremos que instalar un sistema mecánico de inyección y extracción de ventilación, dependiendo de su superficie, la potencia del motor y diámetro de los conductos. También consideremos un tema no menor que estas ventilaciones tienen que ser a los 4 vientos.

Por último, y ya en relación al gas, si no tenemos ese servicio, y en base al cálculo de consumo de todos los artefactos que se van a instalar, se debe hacer el trámite con sus respectivas inspecciones frente a Metrogas, también con profesional matriculado.

Como elegir la ubicación
Empezaremos por dónde queremos ubicar nuestro local gastronómico.
¿Nos condiciona la ubicación? En general, sí. Pongamos como ejemplo un mediodía en el Microcentro. El público, nuestros clientes, con plazos cortos para el almuerzo, quieren una comida rápida, con un servicio, ágil y dinámico. En el otro extremo, un restaurante en el horario nocturno nos ofrece un ambiente distendido, más calmo, para charlas más extensas, con comidas más gourmet, mas elaboradas y una atención más personalizada.
Entonces, podríamos decir, con estos dos ejemplos generales, que la ubicación es como la primera variable, no la única, que nos va a condicionar el público, un tipo de servicio, un tipo de comida, y hasta un tipo de decoración.
Podemos sintetizar entonces que la ubicación de un local gastronómico tiene como variables su entorno y la propuesta comercial planteada.
Otro tema relacionado con la ubicación, ya en la grilla de la cuadra, es si lo vamos a ubicar en esquina o a mitad de cuadra. Demás está decir que, históricamente, los bares y restaurantes eran siempre en esquina y no por casualidad, ya que es y será la mejor opción.
Siguiendo el mismo razonamiento, la mejor ubicación será la mano de los coches al frente, mejor derecha que izquierda, y en grados menores los otros dos.
De cualquier manera si no tenemos esta suerte de encontrar un punto así de estratégico, y lo tenemos que instalar fuera de la esquina, tendremos que llamar la atención con gráfica, cartelería, colores e iluminación. Como consejo conviene mirar de la mano que vienen los coches, cuál es la imagen del local y su entorno inmediato (árboles, puestos de diarios, puestos de flores, etc.) que muchas veces hacen de verdaderos obstáculos visuales.

Cómo cambiar la imagen de un local y no morir en el intento
Muchas veces nos consultan como profesionales sobre la necesidad de "cambiar la imagen" del local para aumentar la recaudación de la caja de un local gastronómico. Creen que cambiando el color de la pintura y quizás alguna cosa de decoración el problema ya está solucionado. El concepto es equivocado. Seguramente con este tipo de intervenciones sólo se llega al fracaso.
En primer lugar, hay que tener en cuenta que para hacer un cambio de imagen, tiene que haber un cambio de actitud y, quizás, hasta otra forma de encarar el negocio.
Desde la arquitectura, lo importante es manejar una identidad como elemento rector, como idea generadora del proyecto, que arranca desde el nombre, el logo o isologo, los colores predominantes, las texturas, las gráficas, las cartas, la iluminación, etc. Esta identidad tiene que transmitirnos ese cambio, esa evolución del establecimiento.
Todo el proyecto debe responder al concepto general, como un todo, no en forma parcial, ni por etapas, ya que vamos a perder esa dimensión del conjunto. Ni que hablar del efecto del impacto, que es el que se crea cuando un local está cerrado durante la reforma generando la sensación de expectativa, quizás hasta de deseo por descubrir la novedad.
Este cambio de imagen, que no es necesariamente oneroso, se basa en una cuestión de criterio y experiencia, dotes que un arquitecto gastronómico avezado aprovechará aportando al máximo los recursos que tiene.
A este concepto integral tenemos que sumar el orientar al propietario, el asesoramiento en el diseño y colores de la indumentaria del personal, de la mantelería, entre otras cosas, para crear un conjunto armonioso, con la decoración del local, logrando el objetivo planteado.
Por último, no nos olvidemos de que una buena imagen, como una fotografía, transmite mucho más que mil palabras.

El anteproyecto de un negocio gastronómico
Cuando proyectamos la creación de un bar, un café o un restaurante, lo primero que hacemos es una zonificación, a grandes rasgos, de las diferentes áreas del local: la pública y la de servicios.
El sector público (el salón) funciona como la imagen del local gastronómico -es lo que los clientes ven-, y tiene una relación muy estrecha con el exterior (ventanas hacia la calle), jardines y decks externos. Muchas veces se utilizan claraboyas cenitales para acentuar más esa sensación del afuera.
Por el contrario, el área de servicios que incluye la cocina, los depósitos, y los vestuarios, entre otros espacios, tiene un lugar secundario y constituye el adentro. Sin embargo, el sector de servicios no es menos importante, ya que de él depende el buen funcionamiento del local.
En ambas áreas debemos considerar los accesos. En principio el del público al salón que, por lo general y a modo de ejemplo, si el local se encuentra en una esquina, por una cuestión de imagen, escala y visuales, lo ubicamos en la ochava.
Lo ideal, si la superficie nos lo permite, sería tener un segundo acceso por un lateral (considerando un local rectangular, con la ochava en un extremo) que puede ser usado también por el público, pero fundamentalmente como entrada de servicio ya que toda la mercadería (cajones, carritos, bultos, etc.) de proveedores, los vendedores y personal, accederán por esa puerta, teniendo como valor agregado la salida del delivery (si lo hubiera) sin entorpecer el buen funcionamiento del salón.
No nos olvidemos de que esta actividad tiene, entre sus necesidades, la circulación independiente del salón, ya que si no fuera así podría ocasionar inconvenientes.
En el área pública también tenemos los sanitarios públicos, como requerimiento reglamentario, cuya superficie será determinada de acuerdo a la cantidad de comensales para la cual está habilitado el local. A los baños y el comedor, se sumará todo aquello (juegos para niños, bodega, recepción, etc.) que surja del proyecto planteado, siempre dentro de esta área.
Cada cosa en su lugar
En la zona de servicios tenemos la cocina, que ocupa aproximadamente el 30% de la superficie del salón. Además tendremos los depósitos (de basura, bebida, enlatados, etc.) los vestuarios, los sanitarios del personal, la oficina de la administración, y la cámara frigorífica.
Los profesionales que integramos el estudio Roberto Buffadossi & Asoc. Creemos que una regla de oro para el buen funcionamiento de un local gastronómico es tratar de que no se crucen las dos circulaciones: la pública y la de servicios. Muchas veces estas zonas entran en contacto cuando, por ejemplo, los clientes van a los sanitarios y se cruzan con un mozo que sale de la cocina, generando una situación no muy agradable.
Otra recomendación que siempre hacemos desde el Estudio de Arquitectura es : por más pequeño que sea el local, siempre es preferible instalar sanitarios de personal independientes de los públicos, para evitar ese cruce de los empleados del comercio con los clientes.
Por ultimo, tenemos un área denominada "fuelle", que comunica ambas áreas y por donde circulan los mozos (aunque no pueden pasar a la zona de elaboración), descargan lo sucio y cargan las comidas. Es conveniente que este sector permanezca aislado, en alguna medida, del salón (con la utilización de puertas vaivén, por ejemplo), para independizar los ruidos, las "desprolijidades" internas y hasta la iluminación, que generalmente al ser zona de trabajo, tiene tubos o equivalentes en fluorescentes.
6 pasos a la hora de instalar un local gastronómico
1.Elección de ubicación del local
2.Reglamentaciones y factibilidad
3.Diseño y proyecto
4.Equipamiento gastronómico
5.Decoración e imagen
6.Publicidad y marketing

Previamente a tomar la decisión de comenzar con un emprendimiento gastronómico, es imprescindible hacernos dos preguntas básicas: primero, cómo clarificar y enumerar los objetivos, de donde se desprenderán las necesidades que vamos a tener; y segundo, cuáles son los recursos con los que se cuenta. Entre los objetivos, podemos plantearnos qué tipo de comida y servicios queremos brindar, o sea, cuál será la propuesta gastronómica, cuántos comensales queremos tener, etc. Esta nos va a condicionar el equipamiento, la cantidad de personal, las diferentes áreas que vamos a proyectar para tales funciones, la decisión de tener delivery, etc. Estos temas son necesarios para saber qué superficie se necesita como primera medida para la búsqueda del local. Tomemos, por ejemplo, si queremos que entren cuarenta comensales en nuestro local, podríamos decir que necesitamos 70 m2 aproximadamente de salón, más unos 30 m2 más para los servicios. Entonces nuestra búsqueda tiene que estar orientada en los 100 m2. aprox. como mínimo, ya que los servicios (cocina, baños y depósitos) siempre tienen que estar. Si buscamos locales con menor superficie, estamos sacrificando superficie de salón, o sea, facturación. La segunda pregunta es en relación a los recursos. Es obvio que tiene que haber una relación entre lo que se desea instalar y las posibilidades económicas. La experiencia nos dice que tenemos que hacer un presupuesto pormenorizado y real de todos los rubros que vamos a necesitar, incluyendo bazar, graficas, mantelería, provisiones de mercadería, etc., además de los gastos de la reforma y el equipamiento. Muchos locales fracasan ya antes de empezar por no tener tales previsiones.

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com